Regístrate
Estás leyendo: LMB: El milagro de Charros en la Final de 1971

LMB: El milagro de Charros en la Final de 1971

Este es el equipo de Jalisco, único escuadrón que se ha levantado de un 0-3 en la Serie Final para ser campeón de la LMB
Publicidad
Publicidad

Hace 50 años ocurrió un hecho sin precedentes en la Liga Mexicana de Beisbol: por primera y única ocasión en una Serie Final, un equipo se repuso de un 0-3 para levantar el título. ¿El protagonista de esa historia? Los Charros de Jalisco.

Y no puede haber una gran historia sin drama. En aquella temporada Charros se metió a playoff en el último día de la temporada regular ya que Diablos Rojos cayó en Veracruz, por lo que Jalisco se quedó con el liderato del Sur y se mediría al líder del Norte: Saltillo.

Pero unos días antes de la Serie Final, Álvaro Lebrija, dueño de Charros, corrió por indisciplina a los pitchers Cecilio Acosta, Enrique Romo y Martín Raygoza. “Es más importante la disciplina que el título”, cuentan que declaró el directivo tras la decisión.

Pero el equipo de Tomás Herrera dio un batacazo casi fulminante: el 10 y 11 de agosto, Saraperos ganó los juegos en el Estadio Tecnológico y el 13 también se llevó la victoria en Saltillo. 

Todo estaba listo para una gran fiesta en Coahuila en el cuarto de la serie, sin embargo, la lluvia canceló el juego y la directiva de Saltillo decidió realizar una doble cartelera al día siguiente, para que los aficionados locales pudieran ver a su club coronarse en domingo.

Pero todo cambió. Charros sacó el orgullo y venció 6-3 y 4-2 a Saraperos en el Francisco I. Madero, para poner la serie 3-2 y obligar a que la Serie Final regresara a Guadalajara.

El Dios Tlaloc los ayudó con el día de descanso y la serie regresó a Guadalajara. Ya no los pararían”, recuerda Armando Navarro, actual presidente del club, quien como aficionado vivió esas finales en un estadio Tecnológico repleto.

En el sexto juego, el relevista Manuel Lugo tuvo que abrir el juego, y aunque el plan era que lanzará cuatro entradas, terminó lanzando las nueve. Saraperos se puso arriba 2-0 en el marcador, pero Charros remontó con productores de Bill Parlier y Clemente Rosas para ganar 3-2 el juego e igualar la gran final.

Entonces el miércoles 18 de agosto se disputó el juego decisivo. Pablo Torrealba abrió por Jalisco y Andrés Ayón por Saltillo, este último con una mala noche.

Jalisco anotó en el primer rollo y, en cambio, Torrealba colgó seis ceros. En el cierre de la sexta, Bill Parlier conectó un cuadrangular que puso el marcador 3-0 que hizo que hirviera el estadio Tecnológico. Francisco Campos se voló la barda y un imparable de Francisco Menchaca sumarían dos más para las cinco carreras que anotaría ese día Charros. Los visitantes respondieron con un jonrón del Jungla Salinas en la novena entrada, pero ya todo estaba escrito con un 5-1 en la pizarra.

Ese equipo de 1971, estuvo bajo el mando de un joven Benjamín 'Cananea' Reyes, la novena tapatía tuvo como héroes a los pitchers Máximino León, Pablo Torrealba, Ernesto Córdoba, Manuel Lugo y a jugadores como Jaime Corella, Clemente Rosas, Francisco Campos, Roberto Mendez, Lauro Villalobos y Roberto Castellón, quienes hicieron la hazaña ante los Saraperos de Saltillo. Séptima Entrada

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MEDIO TIEMPO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.
Cargando comentarios...