Regístrate
Estás leyendo: 5 razones por las que Tom Lasorda se hizo leyenda

5 razones por las que Tom Lasorda se hizo leyenda

La página de Grandes Ligas presentó algunas de las razones por las que 'Tommy' creó una carrera legendaria en Grandes Ligas
Publicidad
Publicidad

El legado de Tom Lasorda en las Grandes Ligas queda claro al revisar las estadísticas, como que ganó mil 599 juegos como manager o que logró dos títulos de la Serie Mundial con Los Angeles Dodgers, pero fueron momentos, decisiones o logros un tanto intangibles los que realmente hicieron leyenda a 'Tommy'.

La página de Grandes Ligas realizó un conteo de los mejores momentos de Lasorda en su carrera como manejador de la novena angelina o después de concluir su carrera, y estos son los 5 más recordados:

Contra todos los pronósticos en 1988

Los Dodgers hicieron quedar mal a los llamados expertos al ganar la Serie Mundial, pese a tener un equipo prácticamente sin estrellas. El único que se ajustaba a ese molde era el lanzador derecho Orel Hershiser, quien había impuesto un récord al completar 59 innings seguidos en blanco. Ningún jugador, con excepción de Kirk Gibson y Mike Marshall, dio 20 jonrones o más y, en la alineación escaseaban bateadores de .300. Pero Lasorda utilizó la inspiración de los Dodgers para sorprender a los Mets en la Serie de Campeonato de la Liga Nacional antes de hacer lo propio con los Atléticos de Oakland en cinco juegos en la Serie Mundial.

Apostó a ganar en 1981

La confianza de Lasorda en Fernando Valenzuela, lo premió con un triunfo por 5-4 en el Juego 3 de la Serie Mundial, cambiando dramáticamente el impulso de dicha confrontación. Si los Yankees hubiesen ganado ese partido para ponerse arriba 3-0 en la serie, el intento de remontada probablemente hubiese sido un reto demasiado complicado para los Dodgers. Abajo por una carrera, los Yankees parecían estar engranando un ataque cuando el mexicano Aurelio Rodríguez y Larry Milbourne comenzaron el cuarto inning dando sencillo. Lasorda se mantuvo con Valenzuela, una decisión que le hubiese costado justificar de haber perdido el juego. Pero Valenzuela provocó una doble matanza que mató el rally y sacó el cero. Fue el primero de tres triunfos seguidos de los Dodgers en casa, antes de su victoria decisiva por 9-2 en el Juego 6 en Nueva York para llevarse el campeonato.

Medalla de oro olímpica en 2000

Dirigiendo un equipo conformado principalmente por ligaminoristas, Lasorda salió del retiro para llevar a la selección de los Estados Unidos a ganar la medalla de oro en los Juegos Olímpicos. Su equipo venció a una ampliamente favorita selección de Cuba por 4-0, con Ben Sheets lanzando un juego completo de tres imparables. “Hice que creyeran en ellos mismos. Eso es lo que normalmente hago”, le dijo Lasorda a MLB.com. “Trato de que todos remen hacia la misma dirección, todos por los Estados Unidos. Y lo hicimos, ¿no?”.

Formador de talento

Lasorda tenía el don de fomentar talento. Fue manager de nueve ganadores del premio al Novato del Año de la Liga Nacional entre dos periodos distintos. Primero hubo cuatro entre 1979 y 1982: el derecho Rick Sutcliffe, los zurdos Steve Howe y Valenzuela, más el intermedista Steve Sax. Luego hubo cinco ganadores consecutivos entre 1992 y 1996, comenzando con el inicialista Eric Karros, el receptor Mike Piazza, el jardinero dominicano Raúl Mondesí y el derecho Hideo Nomo. Lasorda se retiró en medio de 1996, cuando el patrullero de los Dodgers Todd Hollandsworth fue nombrado el mejor novato de la liga.

Decía lo que pensaba

Ocasionalmente, Lasorda hacía ver su fuerte temperamento con la prensa. Sí, podía llegar a ser vulgar pero muchos seguidores veían divertidos dichos episodios, gracias al exceso de malas palabras. Debido a que los reporteros grababan todo lo que decía el manager, muchos de los insultos de Lasorda son fácilmente accesibles. Un ejemplo ocurrió luego de que Dave Kingman de los Cachorros dio tres jonrones en Los Ángeles el 14 de mayo de 1978. En otra ocasión, se generó una guerra de palabras entre Lasorda y Kurt Bevacqua de San Diego, luego de que el relevista Tom Niedenfuer permitiera un jonrón de Bevacqua y luego golpeara al próximo bateador, Joe Lefebvre, el 30 de junio de 1982.​


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MEDIO TIEMPO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.
Cargando comentarios...