Regístrate
Estás leyendo: "Chito", un tigre en la loma

Charlando de Béisbol

"Chito", un tigre en la loma

Rodrigo Robles

Publicidad
Publicidad

“El juego de beisbol es simplemente un colapso nervioso, dividido en 9 entradas"

EARL WILSON

** TIGRE CON LÁTIGO EFECTIVO. – El lanzador oaxaqueño Jesús “Chito” Ríos Villalobos fue en el pasado una figura indiscutible de los Tigres Capitalinos de la Liga Mexicana de Beisbol.

El oriundo de El Espinal, Oaxaca es actualmente uno de los mayores iconos representativos del pitcheo en la mejor pelota mexicana; posee récords asombrosos, entre ellos cinco campeonatos de pitcheo y el haber completado cada uno de los 26 juegos que comenzó en la campaña de 1985, algo que solo “Chito” ha logrado en toda la historia del beisbol profesional.

Ya casi nadie se acuerda de aquella lejana tarde del 16 de marzo de 1984, cuando un espigado y joven lanzador de 23 años de edad fue enviado al montículo de las responsabilidades para defender la franela de los Tigres. Una fecha memorable que marcó su debut.

En el transcurso de este año se cumplieron 38 años de aquel caer de la noche entre las luces del Parque del Seguro Social, cuando Jesús Ríos, el popular “Chito” y los Tigres derrotaron con pizarra de 6-2 a los Piratas de Campeche.

A partir de ese día, el orgullo de El Espinal, Oaxaca, lugar donde vio la luz primera el uno de septiembre de 1960, comenzó a fraguar una historia singular dentro del llamado “Rey de los Deportes”.

“Chito” Ríos, lanzador derecho, trasciende en la pelota por su calidad y excelente técnica para dominar a los bateadores enemigos con sus precisos lanzamientos. Hoy vuelve a ser noticia gracias a las grandes actuaciones de su hijo Wilmer, con los Acereros de Monclova.

Entrevistado en su momento, el subgerente de los Tigres en 1984, José Luis Gutiérrez, considera que el mayor triunfo de su vida fue el conseguir la firma del pitcher Jesús “Chito” Ríos.

El serpentinero oaxaqueño fue agente libre en el invierno de 1983 y varios equipos pretendieron firmarlo debido a la buena temporada invernal que tuvo. José Luis Gutiérrez recibió buenos reportes de sus visores en relación al trabajo desempeñado por el oaxaqueño y solicitó a la directiva de los Tigres obtenerlo a toda costa. Entonces el magnate poblano, el Ing. Alejo Peralta, confiando en José Luis y su grupo de scouteo, decidió abrir la chequera para hacerse del "joven maravilla".

La presidencia de la LMB, encabezada por el entonces flamante presidente de la misma, el Lic. Pedro Treto Cisneros, decidió que cada conjunto interesado ofreciera la cantidad que estaba dispuesto a pagar por su contrato, y el que tuviera la cifra más alta, sería el que se quedara con el pelotero.

Acto seguido, cada uno de los equipos interesados puso en un sobre cerrado la cantidad que estaba decidido a pagar por el joven lanzador y la directiva de los Tigres fue la triunfadora al ofrecer casi dos millones de los viejos pesos.

Como ya se citó, el oaxaqueño debutó exitosamente en 1984, año en que el Ing. Alejo Peralta tomó la determinación de mexicanizar por segunda ocasión al Tigres, en parte gracias a las buenas camadas de peloteros que estaban surgiendo de Pastejé.

Por cierto que la tercera mexicanización se presentó cuando la escuadra "Bengalí" radicó en la Angelópolis en 2005, consumado un gran año con la obtención del título derrotando en la Serie Final a los Saraperos de Saltillo en cinco juegos. Esos Tigres eran dirigidos por el veracruzano Enrique "Che" Reyes, el hoy manager de la Selección Sub-23, donde ha conseguido otros lauros importantes.

En ese año de 1984, “Chito” Ríos ganó 20 juegos entre temporada regular y los play offs, sorprendiendo gratamente a su manager Fernando “Pulpo” Remes.

Ese mismo año se presentó con los Tigres el tercera base Aurelio Rodríguez después de 17 años en el beisbol de Grandes Ligas, y se dio también el triunfal debut de un joven llamado Matías Carrillo.

Empezaba entonces a surgir una luminaria del montículo que brillaría con luz intensa en los primeros planos del beisbol profesional mexicano, todo un profesional y que dejaba ver su amor inmenso por este mágico deporte.

Hoy día, Jesús Ríos Villalobos funge como director del Bachillerato Tecnológico de Educación y Promoción Deportiva (BTED) del Campus Veracruz, uno de los proyectos insignia del actual presidente de la República, el Lic. Andrés Manuel López Obrador.

"La felicidad se puede encontrar, incluso en los tiempos más oscuros, solo si se recuerda encender la luz"

J. K. ROWLING en El Prisionero de Azkaban

rodrigoroblesbrena@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MEDIO TIEMPO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.
Cargando comentarios...