Regístrate
Estás leyendo: Falleció el último presidente de la Liga Americana en MLB

Falleció el último presidente de la Liga Americana en MLB

Gene Budig, el último presidente de la Liga Americana en las Mayores, murió a los 81 años por causas desconocidas.
Publicidad
Publicidad

Gene Budig, el modesto educador y fanático del béisbol de la pequeña ciudad de Nebraska que se convirtió en el director de tres universidades importantes y el último presidente de la Liga Americana en Major League Baseball (MLB), murió el martes a los 81 años.

Su muerte fue anunciada por la oficina del comisionado y los Charleston RiverDogs, un equipo de Ligas Menores del que era copropietario. No se dio ninguna causa. Había estado en un hospicio en Carolina del Sur.

El comisionado de las Grandes Ligas, Rob Manfred, dijo en un comunicado que Budig era un “amigo de muchos” en el béisbol y elogió su “conexión de por vida” con el juego. El ex comisionado Bud Selig dijo el martes que “apreciaba su trabajo y su apoyo”, y lo llamó “una persona maravillosa”.

Budig tomó el lugar de Bobby Brown como presidente de la Liga Americana en 1994 y aumentó su personal con Larry Doby, el primer jugador negro que jugó en el “Joven circuito”. Budig ocupó el cargo hasta que los propietarios de béisbol abolieron la figura de los presidentes de liga bajo una reorganización instada por el ex comisionado Selig en 2000.

Para entonces, con los juegos interligas como parte del juego y los árbitros bajo el control de la oficina del comisionado de las Mayores, estaba claro que los puestos de larga tradición, como era el presidente de la liga, estaban siendo eliminados.

El propietario de los New York Yankees, George Steinbrenner, se encontraba entre los escépticos del trabajo de Budig. Para ‘El Jefe’ de los Bombarderos del Bronx, el forastero (pequeño de estatura, de apariencia de búho y voz extremadamente suave) pertenecía más a la escuela que a los deportes. Incluso en 1998 después de una suspensión impuesta al pitcher Mike Stanton, Steinbrenner explotó contra Budig diciendo: “No estoy seguro de cuándo fue la última vez que usó un suspensorio”.

Budig, cuyo sueño de la infancia era jugar la segunda base de los Yankees, no respondió públicamente. Más bien, blandió su ingenio como navaja. Se puso en contacto con viejos amigos del departamento de atletismo de la Universidad de Kansas, hizo que le enviaran el suspensorio más grande que tenían en existencia, lo firmó y se lo envió a Steinbrenner.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MEDIO TIEMPO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.
Cargando comentarios...